domingo, 14 de diciembre de 2014

ARIZONA COLT: SPARA COME L’ARCANGELO SAN MICHELE



“Arizona Colt” (1966) es el primer western que rodaron juntos Giuliano Gemma y el director siciliano Michele Lupo. Antes habían coincidido, en la época peplumita, en “Maciste, l’eroe più grande del mondo” (1963), y después rodarían unos cuantos films más, a saber, “”Ben y Charlie” (1972), “Un hombre a respetar” (1972), “Africa Express” (1974) y “California” (1977).


TRÁILER


El bandido Gordon Watch (Fernando Sancho) libera a unos presos con la intención de reclutarlos en su panda. Todos aceptan menos Arizona Colt, que es un pistolero que va por libre. Según él, “lo debe pensar”. Esto enfurece a Gordon, que trata de matarlo sin ningún éxito. Mientras Arizona aparece y desaparece mortificando los planes de Gordon, éste pretende robar un banco en Blackstone City. Uno de sus hombres (Nello Pazzafini) mata a la hija del dueño de un saloon (Rosalba Neri) porque ésta le descubre accidentalmente la marca de la banda grabada en un brazo. El padre de ella (Andrea Bosic) contrata a Arizona para que encuentre al asesino de su hija a cambio de 500 dólares y de una concesión un tanto especial: pasar una noche con su otra hija (Corinne Marchand).





Giuliano Gemma en el esplendor de su carrera westerniana, en plena forma física (saltos varios a/desde tejados, piruetas en el caballo, volteos de revólver) encarna su personaje tipo; el caradura solitario, fanfarrón, alegre y simpático. La picardía o ingenio que lo guía sigue la estela de aquel jovencito saltimbanqui de “Arrivano i titani” (Duccio Tessari, 1961) que destacaba entre sus hermanos los titanes por la inteligencia más que por la fuerza, aunque Arizona Colt también arree puñetazos (el personaje evoluciona). Como ya hiciera Ringo Cara de Ángel, hermano de estos dos, Arizona torea al jefe mexicano, que también es interpretado por Fernando Sancho, y tiene su frasecita estelar. Ringo, “es cuestión de principios”; Arizona, “lo debo pensar”.




Arizona también se caracteriza por la elegancia en el vestir. Va como un pincel, de azul marino y chaleco blanco estampado, cuida su imagen, y monta un caballo algo peculiar, blanco con manchas marrones. En suma, tiene estilo propio.


No había mejor actor para interpretar al capo de los bandidos que Fernando Sancho. Aparte de la complicidad en el careo protagonista/antagonista, ya visto en “Una pistola para Ringo”, Fernando como mexicano gruñón, cruel y mezquino es simplemente insuperable. También tiene su personalidad. Posee un reloj de cadena cuya música suena como el tema principal de la película (un detalle muy acertado). La anécdota que cuenta Gordon sobre cómo heredó el reloj de su padre es una muestra más de su perversidad. Toma de su antecesor (su personaje de jefe de la banda en “Una pistola para Ringo”) el vocabulario (“¡Vamos!”, “¡Adiós!”) en español, que destaca sobre todo si se ve la película en versión original, en italiano; pero resulta más serio (suponemos que por Michele Lupo) que el de la película de Tessari, que está rozando la parodia.


Otro dato a tener en cuenta es el encuentro de Arizona con Gordon cuando el primero se presenta ante él y sus hombres para negociar la cabeza de Klay (Pazzafini). La escena recuerda a cuando Ted Barnett (Giuliano en “Los largos días de la venganza”, Florestano Vancini, 1967) intenta mercadear, también él solo, con el bandido mexicano de turno y toda su panda. En las dos ocasiones terminan atizándole. Recordemos que “Los largos días de la venganza” lleva somo subtítulo Facciadangelo (Cara de Ángel). Posiblemente de esa película se iba a encargar Duccio Tessari, lo que cuadraría con que el jefe de los mexicans en “Los largos...” actúe de manera parecida y tenga un físico semejante  a Fernando Sancho, aunque sin la gracia de éste.


Como se ha visto más arriba, Nello Pazzafini, habitual secundario en los westerns hispano-italianos, tiene un papel importante en la trama. Asimismo, podemos disfrutar de la presencia del entrañable Roberto Camardiel, que aparecería también en la secuela “Arizona Colt Returns” (Sergio Martino, 1970) con el mismo papel de Doble Whisky, y acompañando ya no a Giuliano Gemma, sino a Anthony Steffen; de la bella Rosalba Neri (que participaría también en la mentada secuela), José Manuel Martín, otro rostro conocido del eurowestern, Andrea Bosic y la francesa (y algo gélida) Corinne Marchand, la protagonista femenina.


Giuliano Gemma con Nello Pazzafini

Giuliano con Corinne Marchand

Momentos a recordar del film serían el salto acróbata de Giuliano desde un árbol, la banda mexicana en tropel galopando por las gargantas de Almería, que es un espectáculo, y el duelo final entre ataúdes de Arizona y Gordon.



El guión es de Ernesto Gastaldi (“I giorni dell’ira) y de Luciano Martino y la música, otro elemento fundamental de la película, es de Francesco De Masi, notable compositor del West europeo. El tema principal está cantado por Raoul. La banda sonora, en general, es dulce y melodiosa, francamente bella. 






De los westerns sesenteros de Giuliano, éste es uno de los mejores. Y aquí no vale el “lo debo pensar”…



2 comentarios:

  1. ARIZONA COLT LYRICS

    Man from Nowhere – USA (1966)
    Música de Francesco De Masi
    Letra: Audrey Nohra Stainton
    Interprete: Raoul LoVecchio

    Man from Nowhere

    He came out of nowhere
    with no one beside him
    He rode out of the sunrise
    All alone.
    A man out of nowhere
    with no one to love him
    His one faithful companion
    was his gun
    No one could say just where he came from
    No one could say where he was going
    Was he a man without a heart?
    A man with a heart made of stone?

    The moon over the mountains
    a skyful of starlight
    and some where a young stranger pulled his way

    No one could say, just where he had came from
    No one could say, where he was going.
    As he had come, he rode away
    A man with a gun all alone
    A man with a gun all alone

    Um belo trabalho de pesquisa e um grande acervo invejável e único de Giuliano Gemma.
    Parabéns por mais esta deliciosa postagem para os fãs de Ringo, digo Arizona!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Muchas gracias, Edelzio!! Obrigada!!

    ResponderEliminar